Buenas noches hoy es Jueves 31 de Julio de 2014

Portal de la B:.R:.L:.S:.

Perfecto Ashlar Nº 84

La Logia "Perfecto Ashlar Nº 84" fue fundada el 6 de Agosto de 1968 bajo los auspicios de la Muy Respetable Gran Logia de los AA:.LL:. y AA:. Masones de la República del Perú.

Primeras preguntas de un aprendiz masón

Este ensayo breve contiene hondas preguntas cuyas respuestas el aprendiz masón encontrará, seguramente, haciendo “camino al andar”, como susurra el verso proverbial del poeta Antonio Machado. ¿Desde cuándo existe la Francmasonería? ¿Qué significa ser masón? ¿Cuál es el sentido de la Justicia que el aprendiz debe aprender para su labor masónica?

“Desde que la simetría empezó y la armonía desplegó sus atractivos: nuestra orden ha existido”, recordó en 1792 el V:.M:. Guillermo Preston, quien veinte años más tarde, en un gesto de desprendimiento digno de un masón ejemplar, no olvidó en su testamento al fondo masónico de Beneficencia. Si en su sendero, el V:. M:. Preston descubrió en las fuentes de la simetría y la armonía la partida de nacimiento de nuestra Orden, tal vez habría que agregar como complemento oportuno e histórico lo que el V:. M:. Jorge Butler nos cuenta: ya nuestros padres sabios de la Edad Antigua alumbraban con las Ciencias y las Artes el sino de sus pueblos, un destino “velado por el misterio, y vedado para los no iniciados”. Así caldeos, persas, griegos, romanos y galos divididos muchas veces por el filo de la invasión y la barbarie, se hermanaban -quizá sin saberlo-, en los dictados de la Geometría, de la Astronomía y de la misteriosa Naturaleza para construir los templos consagrados al culto de sus Dioses.  La antigüedad de la Sociedad Masónica se pierde, a decir del V:. M:. Butler, “en la noche de los tiempos”.

Esa hermandad ancestral alzó velas en las recónditas aguas del tiempo, superó la tempestad de las persecuciones, la censura y el olvido, atravesó los recodos del mundo profano y los vaivenes de las épocas, y arribó a estos tiempos modernos (o postmodernos para muchos) donde la libertad, la fraternidad, la igualdad y la justicia -como lineamientos del buen masón-, robustecen el alma del hombre para hacerlo no sólo libre y culto, sino también útil para su comunidad.

Con aura temeraria he querido responder a la primera pregunta sobre los orígenes de la Francmasonería, pero mis palabras no son más que balbuceos o trazados perfectibles de un aprendiz tras sus primeros trabajos. Animado por mis QQ:. HH:. y con el deseo sin freno del recién nacido por saberlo todo, mi ánimo se asemeja al del ambicioso buscador de tesoros que apenas ha descubierto pistas en el mapa y que debe seguir indagando, desempolvando, ciertamente, hasta el último día. 

Cruzo el mundo de las sombras, busco la luz. ¿Qué significa ser masón? A través de mis creencias se aviva el interés por la leal investigación de la Verdad. Ser masón, como sostiene el V:.M:. Eduardo Mendoza, es un camino donde se halla la solidaridad mediante la formación de una conciencia universal de fraternidad entre todos los hombres. A ese proyecto inconmensurable y feliz se suma la tarea de fortalecer el carácter del hombre teniendo a la Justicia como “única normativa de la conducta humana”, de acuerdo, otra vez, al V:. M:. Mendoza.

En suma, la Justicia: norma de conducta de los hombres. La virtud más importante, según Aristóteles, que en los jardines de su liceo disertaba sobre el valor y la templanza, y tenía a la Justicia como la virtud cardinal.

Nos hacemos justos practicando la Justicia. Y es precisamente esta virtud la que me hace lanzar al ruedo la tercera interrogante: ¿qué debe entender un Aprendiz Masón por Justicia?

Y de dicha pregunta se desprenden otras: ¿se habla de Justicia como una dimensión fundamental en el ejercicio de la razón práctica (es decir, la razón en tanto determina la acción del hombre)? ¿Es la Justicia la observancia de un orden que funda una armonía cósmica? ¿Es la Justicia “dar a cada cual lo suyo”? ¿Y, de ser así, qué le corresponde a cada cual? ¿Es la experiencia del dolor la que suscita en nosotros el discernimiento sobre el cultivo de la Justicia? ¿Puede ser la guerra un último recurso para obtener Justicia?

No obstante la lista de interrogantes, creo en la concepción de la Justicia como un horizonte que busca hacer el bien, que es la razón de ser de todo buen masón.

Aquí termino QQ:.HH:. Retomo la triple virtud de mi condición de Aprendiz Masón: Ver – Oír – Callar. Labor tripartita que me despertará indudablemente más preguntas. Habrá que investigar poco a poco, paso a paso, con paciencia de paleógrafo, sin adelantarse. “Caminante, son tus huellas el camino y nada más / Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”. Quizá mis interrogantes hicieron ruido en la cantera. Si me permiten, vuelvo a mi discreto quehacer.

1968-2014 © Todos los Derechos Reservados
B:.R:.L:.S:. "Perfecto Ashlar Nº 84"
Lima-Perú

Auspiciadores

S.O.S. AmbientePartes y Reflectivos S.A.C.

Visitantes

027894